Bajarse del tren

Hace días que me pregunto: ¿a qué quiero aspirar ahora que no quiero aspirar a nada?

A lo largo de este último año, me he podido dar cuenta que he estado subido en un tren en el que viajaban la felicidad y la amargura. Juntas, cogidas de la mano. Inseparables la una de la otra. Viejas conocidas que se reencontraban nuevamente para emprender un viaje muy largo.

Durante mucho tiempo, he sido capaz de anteponer la recompensa de la felicidad con forma de autocomplacencia, de orgullo, de amor propio e, incluso, me atrevería a decir de autoestima desbordante. Es en estos momentos de éxtasis triunfal cuando eres incapaz de darte cuenta que a la vez que estás disfrutando de las mieles del exito, te acompaña, invisible a tus ojos, al igual que haría una garrapata, un parásito llamado amargura, tristeza, dolor. Tú no lo ves ni lo percibes y, por tanto, te crees inmune a todos estos males. A pesar de que ellos, poco a poco, se apoderan de ti, mientras sigues tapándote las heridas con la dulzura del autoengaño.

Pero, finalmente llega el día en que ya no te quedan más edulcorantes. Que la realidad es la que es y ya no la puedes ignorar más. Este día te das cuenta que ese no es tu tren y, herido de muerte como te sientes, que quizás ya ningún otro tampoco será tu tren. Decides bajar. Confiado a coger un tren con vagones de mercancías. Sin ambiciones ni sobresaltos, esperando que lo único que haga sea avanzar, poco a poco, hacia su destino final donde poder descargar. Sin paradas intermedias que puedan alterar la armonía de su traqueteo.

Ese día, después de haber bajado del tren de la felicidad y la am
argura, esperando el siguiente tren y dándome cuenta de que por esta vía ya no pasan trenes de mercancías, es cuando me doy cuenta de que, quiera o no quiera, tendré que coger otro tren de pasajeros. Pero, más que nunca, dispuesto a sentarme en un asiento alejado, solitario, sin ambiciones, sin aspiraciones, desconectado de todo lo que allí suceda.

Creyéndome por fin, salvaguardado, protegido y vacunado contra el dolor.

Pero triste, desmotivado, desarraigado, desencantado de ver que ya no aspiro a nada.

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Benjamin dice:

    Hola buenas, me gustaría hablar contigo, llevo enganchado a tu blog toda la tarde, lo he descubierto hoy, ayer empecé a investigar sobre los superdotados y me he sentido muy identificado y me ha ayudado a entenderme. Me duele ver como otra persona que se parece a mi en el interior vea así el mundo y el sentirse solo. Yo también estoy igual, no encuentro eso que me llene, y me gustaría poder hablar con alguien quizá así y nos podamos ayudar. Un saludo

    Me gusta

    1. Hola Benjamin,
      Me alegro que te haya gustado el blog. Cuando decidí empezar a escribir articulos era con esta intención, la de poder llegar a gente que se sintiera como yo y que pudiera encontrar un rincón donde comprenderse y aprender a aceptarse. El articulo “Bajarse del tren” refleja un momento determinado del camino que anduve desde conocer que tenía altas capacidades hasta llegar a aceptarlo. Y supongo que habrá quien se pregunté donde está la dificultad de aceptar una cosa que a priori es buena. Pero la realidad es que lo que tienes que aceptar no son las aacc sino el hecho de tener aacc y aun así no haber triunfado en el ámbito académico y además, darte cuenta que en el ámbito personal y profesional también acarrea dificultades.
      Empiezo a dudar de si jamás encontraré algo que me llene del todo, siempre le encuentro a las cosas un pero. Aun así, te recomiendo leer el articulo ” ¿Te sientes orgulloso de ser superdotado?” ya que refleja un poco la conclusión final a la que yo llegué por tal de aprender a aceptarme tal y como soy.
      Un saludo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s